Office Design logo

OFFICE DESIGN | DISEÑO MINIMALISTA EN OFICINAS

10th diciembre, 2019

¿Qué es el diseño minimalista?

El diseño minimalista es el diseño en su forma más básica, es la eliminación de elementos pesados para la vista. Su propósito es hacer que sobresalga el contenido.

Desde el punto de vista visual, el diseño minimalista está destinado a ser calmado y llevar la mente del observador a lo básico de la pieza. Por lo tanto, los diseños minimalistas ofrecen contenidos visuales concretos abordados de la simplicidad -no simpleza- de los recursos gráficos que se deben emplear para lograr desarrollos consecuentes, sin distracciones. Diseño Minimalista es mostrar solo lo importante o lo realmente funcional.

El minimalismo es un movimiento que pasó del arte popular al diseño de interiores en la década de 1920, pero aún hoy es considerado como uno de los estilos más innovadores. El estilo minimalista en el diseño interior ha sido calificado como el pionero del diseño con visión de futuro.

El minimalismo se basa en simplificar al máximo y prescindir de elementos superfluos aportando únicamente aquellos necesarios para desarrollar una actividad, en otras palabras: Menos, es más.

¿Cómo son los diseños minimalistas?

La pretensión de la decoración minimalista es crear espacios equilibrados, simples y limpios. Estos espacios se basan en una paleta monocromática en tonos y colores neutros, como el blanco, el gris y el beige. En Office Design nos atrevemos a decir que el blanco junto con el negro son la combinación perfecta. Si quieres más colores te proponemos elegir un tono para que sea la base dominante de la oficina, otro que actúe como un color secundario de complemento y un tercero que esté reservado para los acentos. Pero no olvides que los colores de las paredes deben ser siempre claros y tienen que potenciar tanto la luminosidad como la iluminación natural del espacio, el color que más potencia la sensación de amplitud y tranquilidad es el blanco.

Las obras del Minimalismo buscan la sencillez y la reducción para eliminar toda alusión simbólica y centrar la mirada en cuestiones puramente formales: el color, la escala, el volumen o el espacio circundante.

El diseño interior minimalista divide los espacios por las necesidades, lo que significa que cada elemento debe ser funcional. Reduce tus ideas a lo básico, luego construye sobre estas ideas seleccionando lo básico. Haz más con menos.
Una vez hayas seleccionado los muebles que necesita tu espacio, considera el diseño de cada pieza. Piensa en las formas básicas: cuadrados y rectángulos. Luego piensa en las líneas más comunes que se usan en el diseño: horizontal, vertical, diagonal, zigzag y curva.

Si bien no es necesario ser tan estricto en tu elección, seguir los conceptos básicos unificará el diseño de tu espacio. Se necesita unidad para presentar el proyecto como un paquete completo y, por lo tanto, minimizado. La falta de detalles abstractos permitirá que las piezas importantes ganen atención.

El monocromo es uno de los secretos del minimalismo. Por lo general, los colores son neutros. La mayoría de las veces, todo es blanco, desde los techos hasta los suelos, al igual que los muebles. Si no, encontrarás dos colores, rara vez tres. A menudo, es el mismo color que se desvanece en diferentes tonos, destacado en algún lugar.

Lo fantástico del monocromo es que un toque de color fuerte colocado al azar en algún lugar nunca pasa desapercibido. Por ejemplo, el plato de frutas en la mesa de la cocina; los cojines rojos en el sofá; la alfombra azul en el salón; la colcha naranja en el dormitorio; la pantalla plegable amarilla. El espacio vacío se considera un elemento importante en el diseño interior minimalista, ya que el espacio interactúa con los objetos y lo define. El equilibrio visual es igual de importante y solo se puede conseguir al tener un punto focal.

El estilo minimalista en el diseño interior se consigue con un conjunto de líneas geométricas limpias. La atmósfera es suave, el aire fluye y el sol entra por los grandes ventanales.

El estilo minimalista en diseño interior es popular en todo el mundo. Toma como referencia el estilo moderno y lo simplifica aún más. Paletas de colores neutras, muebles sencillos y en líneas rectas, no puede haber nada excesivo ni extravagante en los complementos de decoración.

El estilo minimalista en el diseño de interiores se defina en última instancia por su funcionalidad y sus líneas ultrapuras.

La decoración minimalista es una buena elección para oficinas, ya que, en los interiores minimalistas, la funcionalidad prima ante todo lo demás.

El mobiliario debe ser de líneas sencillas y sin adornos. Habitualmente los muebles que escogemos para este estilo suelen ser muebles con diseño moderno y de grandes dimensiones a la vez que discretos.

Aplicación del minimalismo en oficinas

Las oficinas minimalistas nos sorprenden por la perfección y la sencillez de sus formas. Nos perdemos en la amplitud de su mobiliario, tan moderno y discreto a la vez. La discreción, en efecto, es una nota de increíble personalidad y en el estilo minimalista encontramos su máxima expresión. En los espacios minimalistas siempre predominarán líneas sencillas, sin ornamentación y con paredes lisas. Para decorar tu oficina minimalista te proponemos que optes por una lámpara de techo redonda o de forma recta que quedará impecable sobre una mesa de ordenador de diseño muy sobrio y de color uniforme. Te sugerimos también que tu silla de escritorio sea sencilla, con unos finos reposabrazos que no resalten demasiado y que a la vez te proporcionen confort. Las sillas de escritorio lacadas en blanco son ideales. Para crear un ambiente de lo más acogedor sin exagerar con la decoración, coloca un par de láminas o marcos en la pared, respetando las líneas rectas y la armonía de la estancia.

En la decoración de la oficina minimalista vamos a evitar el mobiliario exagerado, así como los elementos estampados. En contraposición a la ornamentación extrema, en los interiores minimalistas predominan la sencillez y las líneas rectas. De esta forma nuestra oficina minimalista conseguirá un aspecto sobrio y, sobre todo, muy ordenado, lo que es fundamental en los lugares de trabajo.

En nuestra oficina minimalista vamos a procurar que predominen los tonos suaves. Estas tonalidades, en efecto, además de armonía y calma, dan siempre una sensación de amplitud a las estancias. Por este mismo motivo solemos elegir colores claros en la decoración de las casas pequeñas. En la arquitectura minimalista los espacios grandes se enfrentan a las mínimas formas y por esta razón el espacio nos sugiere inmensidad. Aun así, en las oficinas minimalistas también hay presentes elementos de colores vivos y son muy característicos los contrastes de colores puros, tales como el blanco y el negro, un acierto seguro en la elección de nuestro mobiliario.

Archivo noticias oficinas y locales

+34 91 094 30 70