Office Design logo

Consejos para elegir la silla ideal de oficina

Consejos para elegir la silla ideal de oficina
30th enero, 2020

Una buena silla de oficina puede marcar la diferencia en cada jornada laboral, en Office Design pensamos que es importante invertir en ella, repercutirá no solo en tu salud, en tu rendimiento también.  No todas las sillas son iguales o adecuadas para el mismo tipo de trabajo. Pasar muchas horas sentado en la oficina puede traer problemas de espalda, columna, dolor de cuello o incluso jaquecas, una silla ergonómica evitará muchos de esos problemas que afectan a tu salud.  Hoy en nuestro blog te vamos a dar algunos consejos para que encuentres la que más se ajuste a tus necesidades.

Una de las características que debe reunir la silla ideal de oficina es que recoja bien la espalda, sobre todo la zona lumbar, ya que suele ser la que más se sobrecarga. Además no solo bastara con eso, la postura corporal también debe ser correcta.

Debemos tener las extremidades de una forma en que no estén en tensión. Hay que tener en cuenta que vamos a pasar muchas horas sentados en esa silla, por lo que es indispensable prestar atención en evitar las lesiones y encontrarse en una postura correcta. Por ello, el soporte lumbar ayuda a tener una posición erguida en nuestra columna. Al sentarnos así, empezamos con una buena base para que colocar los brazos y las piernas de una manera correcta, sea mucho más fácil.

La silla debe ser estable y contar con un respaldo ajustable. Tiene que proporcionar facilidad de movimiento para evitar permanecer en la misma postura durante horas.

Otro punto al que debemos de prestar atención a la hora de escoger nuestra silla es el material de nuestro respaldo y asiento. Uno de los más habituales, son las mallas transpirables, unos tejidos muy resistentes, y que mantienen durante más tiempo sus características. Además, de que, a la hora de limpiar, recogen menos suciedad que otros tipos. Otra ventaja además que favorece a nuestro confort es el hecho de que permite una correcta transpiración, evitando que el sudor se acumule.

El asiento también tiene que ser regulable y la altura debe ajustarse al usuario. También es necesario que los brazos sean ajustables en altura y ángulo, los brazos también sufren tensión, como hemos comentado anteriormente. Algo que es muy recomendable que hagamos con nuestra silla es regularla y posicionarla a nuestro gusto, adaptándola a nuestra altura, peso y dejándola en una posición en la que nos encontremos cómodos.
Y por último, la incorporación de un reposacabezas suele ser opcional en casi todas las sillas ergonómicas,

algo que nos puede ayudar a descansar y aliviar la tensión de las cervicales. Un problema que nos ocurre cuando nos concentramos en las tareas que realizamos, dejando de ser conscientes de nuestra postura y tensando nuestro cuerpo. También como último consejo, recordamos que tras un tiempo sentados y realizando nuestras tareas, es conveniente levantarse, estirar el cuerpo y recolocarse nuevamente.

Hay que tener en cuenta que, como consejo, aunque no forma parte íntegramente de silla como tal, los reposapiés son una buena solución a la hora de destensar las piernas, mejorar la colocación de nuestro cuerpo al estar sentado, y un complemento adicional a nuestra silla idóneo para algunas personas que pasan muchas horas sentadas.

¿Conoces la técnica feng shui para organizar una oficina? ¡Descúbrela!

Archivo noticias oficinas y locales

+34 91 094 30 70